Edurne recuerda que estamos ante un intento histórico: “En 1953 se subió por primera vez el Everest y si en todos estos...

Publicado por Ropescape en Jueves, 16 de febrero de 2017

 

MEDIDOR DE NIVEL DE BATERÍA PARA CAVEMAN 3000

27 de noviembre 2013

 

En esta ocasión os presentamos un medidor de tensión para el Caveman 3000. Cómo sabéis este carece de indicador de batería. Con este gadget pretendemos solventar en parte este problema.

 

El problema

La relación entre la iluminación y el voltaje es muy importante en Caveman 3000. Desconocemos si este efecto es por la batería o la circuitería pero los efectos sobre la luz son muy drásticos. Cuando tenemos la batería cargada se obtienen valores muy buenos de iluminación. Si usamos el modo puntual (spot) o el ambiental (wide), hemos medido distintas repercusiones entre la descarga y la cantidad de luz. Mientras la luz se mantiene en el modo ambiental, en el modo puntual la luz cae mucho más rápidamente. En un artículo próximo pondremos las tablas de este efecto.

En cualquier caso, por debajo del 35% de la batería (3.25V aproximadamente), la luz cae muy acusadamente ¿esto es un efecto de la circuitería para proteger la duración de la misma? Lo desconocemos. Desde ese nivel la luz baja para llegar a menos de 100 lúmenes. La ventaja es que la cantidad de horas que nos dura la batería es alta. En otras palabras, por debajo del 35% tenemos poca luz que nos durará mucho pero cada vez con menos intensidad.

No hay qué confundir el % de batería con la duración de la misma. Al bajar de nivel, ahorrando batería o con la caída de iluminación que de por sí se produce, podemos aguantar más de cuatro horas en un descenso agónico de la cantidad de luz.

Siempre a máxima potencia podemos obtener valores muy decentes de luz durante las 3 primeras horas, tanto en puntual cómo más uniformemente en ambiental. Bajando del 35% mencionado estos valores pasarían a valores de “supervivencia” según pasan las horas. Estamos hablando de unos 600 lúmenes comparando con iluminación de Scurion 1500.

 

Un poco de técnica

La luz se mide en lux y en lúmen, depende si medimos la cantidad de luz por metro cuadrado o el flujo luminoso de esa luz. El problema con la medida de estos valores es la distancia a la qué se mide y el ángulo de apertura del foco. Si tenemos una luz muy fuerte con 10 grados de apertura, podemos tener los mismos valores en 15 grados pero la apreciación subjetiva es qué con ese frontal vemos menos. Esto es lo que ocurre con Scurion y Caveman 3000. Mientras Scurion parece dar más luz, Caveman abre más el foco con lo qué ilumina mas zona. Esto provoca que con Caveman 3000 veamos menos lejos que con Scurion ya que este último tiene un ángulo más cerrado.

Otro efecto es la luz amarillenta tipo carburo y la blanca. Caveman 3000 usa una luz de poca temperatura (pocos Kelvin) y eso hace un efecto visual de menor cantidad de luz. Medido con un luxómetro se comprueba fácilmente este efecto.

El invento

Después de todo este rollo os contamos el gadget. Para hacerlo emplearemos un medidor de tensión/corriente de USB. Se encuentran fácilmente por unos 6 euros por internet. Necesitamos también un conector de 3,4 de diámetro exterior y 1,3 interior circular de alimentación, un conector macho USB y 20cm de cable (no muy grueso). El problema más gordo es encontrar el conector de alimentación que venga bien al conector de origen de Caveman 3000. El diámetro exterior ha de ser de 8mm como máximo. Ese es el gran problema. Todo el material nos costará menos de 8€. Es necesario hacer el cable para no llevar a la cueva el cable de origen.

  El medidor USB tiene cómo desventaja que a los 3,25 a 3,35V dejará de medir. En nuestro caso nos da igual porque es cuando el Caveman 3000 entra en modo “supervivencia” en ese rango que es el 35% de la batería. Tendremos muchas horas cada vez con menos luz. Sal de la cueva pronto.

Identificando los pines de los conectores procederemos a soldar el cable.

 Una vez soldado comprobamos que todo funciona. La circuitería de Caveman 3000 nos defiende de errores de polaridad y cortocircuitos. No abusemos en exceso de esta protección y realizar las conexiones adecuadamente.

Ahora nos haremos una pegatina que he realizado con la impresora. En ella ponemos los voltajes y % de carga de la batería. La pegatina puede ser un papel que protegeremos con un vinilo de los de forrar libros. En la figura se ven dos medidas: vinilo y texto. Y acabado!!!

Acabado el gadget lo probamos y debe de iluminarse. Nos indicará tensión pero no corriente. Si el cable lo conectáramos al cargador nos daría un valor de carga. Esto es muy útil para comprobar que nuestra batería está cargada. Aquí hay qué comentar qué con valores de carga muy lentos, incluso menores que el cargador suministrado por el fabricante, se obtienen mejores cargas. El inconveniente es ver pasar las horas y que la batería no se carga. No todo es perfecto. Es una buena idea tener baterías cargadas en un puente de varios días porque no nos dará tiempo a recargarlas de un día para otro. Como es el caso de entrar por la mañana a una cueva y salir de noche para entrar temprano al día siguiente.

Recordad:

por debajo del 35% el USB no indicará nada pero quiere decir que hemos acabado con la vida “útil” y entramos en supervivencia.

El indicador deberemos usarlo para comprobar el estado de nuestra batería antes de salir de casa. Nunca hay que fiarse de los led de los cargadores.

Si observamos comportamientos raros de la iluminación, podemos ponerlo en serie con el cargador para comprobar que hay corriente de carga (en el modo medida de amperios).

ROPESCAPE  2017